Haciendo masa madre [receta]

2 minute read

La masa madre es un tipo de leudado natural que se utiliza como agente de fermentación en la elaboración de pan, panqueques, galletas y otras preparaciones. Se obtiene a partir de una mezcla de agua y harina que se deja fermentar hasta que se forma una masa viva y esponjosa.

La elaboración de la masa madre comienza con la mezcla de agua y harina en un recipiente limpio y seco. La proporción de agua y harina puede variar, pero se suele utilizar una parte de agua por dos de harina. La mezcla se deja reposar durante unos días a temperatura ambiente, hasta que se forma una capa de levadura y moho en la superficie.

A continuación, se retira la capa superior y se añade más harina y agua a la mezcla, siguiendo la misma proporción. Esto se repite cada día durante unos días más, hasta que la masa madre está lista para ser utilizada.

Es importante tener en cuenta que la masa madre requiere de cuidados especiales para mantenerla viva y en buen estado. Por ejemplo, se debe evitar el contacto con metales, ya que estos pueden matar a las bacterias y levaduras que la componen. También es necesario mantenerla a una temperatura adecuada y alimentarla regularmente con harina y agua para que siga fermentando.

En resumen, la masa madre es un leudado natural que se utiliza para fermentar diferentes preparaciones culinarias. Se obtiene a partir de una mezcla de agua y harina y requiere de cuidados especiales para mantenerla viva y en buen estado. Su elaboración es sencilla y puede resultar muy útil para aquellos que quieran preparar pan y otros productos horneados de manera natural y sin usar levaduras químicas.

Receta

Para preparar masa madre, necesitarás lo siguiente:

  1. Ingredientes:
  • 50 gramos de harina de trigo
  • 50 mililitros de agua
  1. Utensilios:
  • Un tazón grande
  • Una cuchara de madera
  • Un recipiente con tapa (puedes usar un frasco de vidrio con tapa de rosca)
  1. Preparación:
    • En el tazón grande, mezcla la harina y el agua hasta que quede una masa homogénea.
    • Transfiere la masa a tu recipiente y tapa.
    • Deja reposar la masa a temperatura ambiente durante unos días, hasta que comience a fermentar y a desarrollar burbujas.
    • Una vez que la masa haya fermentado, puedes refrigerarla y usarla para hacer pan o cualquier otra receta que requiera masa madre.