‘Quixote & México’ vs ‘Quijote & Méjico’

Navegando por Internet he encontrado algunos interesantes debates sobre la pronunciación de la x en el español, donde sobresalen términos como ‘Don Quixote‘ o ‘México‘, los cuales se deben pronunciar como si tuviese una J, esto es, como ‘Don Quijote‘ o ‘Méjico‘. Aunque aquí tenemos la primera diferencia porque, en escritos contemporáneos, encontramos ‘Don Quijote‘ pero no ‘Méjico‘. Esto es porque la evolución fonética en España ha sido diferente que en el país de las pirámides.

Una buena explicación la encontramos en la Wikipedia en español, que es la siguiente:

En español medieval, la x era una letra muy común y se pronunciaba como el sonido “sh” del inglés en shame o “ch” del francés en cheval, /ʃ/). Posteriormente, la fricativa postalveolar sorda /ʃ/ se transformó en el sonido velar correspondiente a la j actual /x/. Este cambio de lugar de articulación se extendió progresivamente a finales del siglo XVI y se hizo normal hacia la mitad del siglo XVII. Dicho cambio fonológico formó parte de un reajuste del sistema consonántico que provocó la desaparición casi todas las consonantes sibilantes que existían en el castellano antiguo, como las africadas /dz/ y /ts/, así como /z/, /ʒ/ y /ʃ/; dizer /dz/ ó /z/ (actualmente decir /θ/ ó /s/), cabeça /ts/ (actualmente cabeza /θ/ o /s/), cosa /z/ (actualmente cosa /s/), ge /ʒ/ (actualmente se /s/), coxo /ʃ/ (actualmente cojo /x/).

Este cambio en la pronunciación provocó varias reformas ortográficas en el siglo XVIII y principios del XIX, por las que se pasó de x /ʃ/ a j /x/. En el castellano antiguo se escribía Don Quixote, Xavier o Ximénez, que pasaron a grafiarse Don Quijote, Javier y Jiménez.

Este cambio en la grafía tuvo como excepciones algunas palabras con arraigo cultural como México, Texas, Oaxaca, Xerez o la comarca de la Axarquía en Málaga, España, arcaísmos que son aceptados por la Real Academia como formas alternativas a las grafías modernas; en cualquier caso, la x en estas palabras ha de ser pronunciada como una j /x/.

The myth of water intake per day

The health myth that just won’t go away

 

Yes, is just a myth. No, there’s no scientific evidence that we need to drink 8 glasses of water per day. Like E. Carroll says, “Most of this quantity is contained in prepared foods.. Water is present in fruits and vegetables. It’s in juice, it’s in beer, it’s even in tea and coffee“.

 

moisture-daily

Extract from a meta-analysis

 

And for non-believers: Just check the meta-analysis published in the Australian Institute of Health and Welfare publication on June 2012, where they state the above paragraph.

The Bechdel-Wallace test

bechdel-wallace_test

 

The rules now known as the Bechdel-Wallace test first appeared in 1985 in Alison Bechdel’s comic strip Dykes To Watch Out For. In a strip titled “The Rule“, two women, who resemble the future characters Mo and Ginger, discuss seeing a film and the black woman explains that she only goes to a movie if it satisfies the following requirements:

  • The movie has to have at least two women in in it,
  • who talk to each other,
  • about something besides a man.

Country detection via PHP

Imagine a example.com with some example.com/es, example.com/fr with content related to each country. One solution is a javascript-based country detector that could ask the visitor to change the current site to the most appropriate one regarding to the visitors origin. The problem with this solution is that the user needs to load the content twice, and is not a very good experience.

With a index.php-based PHP country detection we can use a fast external API to determine the visitors country and redirect to the specific location, and if no country is detected, redirect it to a default site.

Well, for this job we could use ipinfo.io, this website offers a very fast and free API (with limits, but if you are going to use in a small-medium site is enought) that returns all the data in JSON.

Roman numeral HTML entities

Many times, as a style condition, we need to use roman numeral symbols in a website, and is common to write them with normal characters like I, V and so. This is a problem from the SEO perspective, as google is seeing that as a VI, not as a 6th to give you an example.

In order to use them in a website, use the following HTML entity numbers:

  • Ⅰ: Ⅰ
  • Ⅱ: Ⅱ
  • Ⅲ: Ⅲ
  • Ⅳ: Ⅳ
  • Ⅴ: Ⅴ
  • Ⅵ: Ⅵ
  • Ⅶ: Ⅶ
  • Ⅷ: Ⅷ
  • Ⅸ: Ⅸ
  • Ⅹ: Ⅹ
  • Ⅺ: Ⅺ
  • Ⅻ: Ⅻ
  • Ⅼ: Ⅼ
  • Ⅽ: Ⅽ
  • Ⅾ: Ⅾ
  • Ⅿ: Ⅿ
  • ⅰ: ⅰ
  • ⅱ: ⅱ
  • ⅲ: ⅲ
  • ⅳ: ⅳ
  • ⅴ: ⅴ
  • ⅵ: ⅵ
  • ⅶ: ⅶ
  • ⅷ: ⅷ
  • ⅸ: ⅸ
  • ⅹ: ⅹ
  • ⅺ: ⅺ
  • ⅻ: ⅻ
  • ⅼ: ⅼ
  • ⅽ: ⅽ
  • ⅾ: ⅾ
  • ⅿ: ⅿ

 

Basic flexbox structure

Flexbox! That thing, everyone talks about that but anyone actually knows how to handle it =P

Well, I’m not the most expert in flexbox, but I have some experience dealing with it. As usual, I’m not going to give a big explanation about this, but instead I’m leaving here a piece of code ready to use that is going to help you to start with flexbox, a basic structure as a basic working example. Copy & paste!!

 

How to create a Template in WordPress without FTP Access

You want to create a Template in your theme, and somehow you don’t have FTP access in that moment. But, hey, you have the WordPress logins to enter in the backend, so… stay tuned!

1 Indentify the theme directory

To know the directory in which the theme is located, you will need to see the source code in the homepage of your website and search “/wp-content/themes/“. The search will show you the full path to your theme, would be something like “http://example.com/wp-content/themes/YOUR_THEME/style.css” or whatever.

We only need to copy “/wp-content/themes/YOUR_THEME/” to the clipboard.

2 Create the File

In your WordPress backend, go to Appearance > Editor, open “header.php” and paste the following code into it:

Of course, you need to modify the path with your specific needs.

Now, go to your homepage and go back to the backend to delete the line you just wrote.

3 Edit the File

Like magic, the file now will appear in the right side of the editor. So now you can edit it to create a new and fresh template!

Script to make paged online tests with jQuery and Bootstrap

Ok, you want know if you are a positive or negative person. Or maybe you want to know if your death is close. Or you just want a personality test. Anyway, you are here because you need to build an online test to see results. Here you’ll learn how to write a paged testing system with jQuery.

Screen Shot 2015-09-07 at 11.41.10 am

As always, I’ll drop all the code here of a working example for you to read and learn:

index.php

 

styles.css

 

main.js

 

And thats it! Now you can download the attached ZIP and play!

Manually create a single WordPress installation from a Multisite subsite

This post was made after a very intense session of 6 hours trying, without luck, to export a site using the WordPress tools and plugins. So I decided to do it manually like a real man.

Well, now follow the steps below to extract a subsite from a Multisite Installation:

1 – Identifying the subsite

  1. Go to your WordPress network admin dashboard (http://example.com/wp-admin/network).
  2. Go to ‘Sites‘.
  3. Click in the site you want to export.
  4. See the URL in your browser (http://example.com/wp-admin/network/site-info.php?id=3).

site_id

The site ID is 3.

2 – Export the database

  1. Install the plugin ‘Adminer‘.
  2. Go to ‘Tools » Adminer‘.
  3. Click in ‘Start Adminer inside‘.
  4. Go to ‘Export‘.
  5. Deselect all the tables and select only the ones starting with ‘wp_3_‘.
  6. Select ‘wp_usermeta‘ and ‘wp_users‘.
  7. Click in the button ‘Export‘.

export_site

adminer_2

3 – Edit the *.sql file

  1. Open the downloaded sql file with your favourite code editor.
  2. Find and replace ‘/uploads/sites/3/‘ with ‘/uploads/‘.
  3. Find and replace the URL of the old subsite with the new URL for the single site.
  4. If you think you need to find and replace something else to fit your new installation, this is the moment.

 

4 – Upload the *.sql file

  1. Create a new database in your server as usual for a new WordPress site.
  2. Import the modified sql of the last stage.
  3. Perform this SQL Query » https://gist.github.com/aprea/484539cfea18e253bc2a

 

5 – Prepare the file structure for the new site

  1. Download and copy the files for a new WordPress installation.
  2. Copy all the plugins and themes folders from the Multisite to the new site.
  3. Copy ‘/wp-content/uploads/sites/3‘ to ‘/wp-content/uploads‘ in the new site.

 

6 – Et voilà!

  1. Enter in your new site dashboard and check everything works good.
  2. Finished!

Aun Aprendo, de Francisco Goya

Aun aprendo (Álbum G, 54)

Aun aprendo (Álbum G, 54)

“La obra de Goya, desplegada a lo largo de un extenso periodo de tiempo, conforma un conjunto de extraordinaria coherencia conceptual. Su evolución artística desde los cartones para tapices pintados en Madrid hasta los últimos dibujos realizados en Burdeos, muestra el desarrollo de un pensamiento estrechamente vinculado a las corrientes contemporáneas y marcado por una singular personalidad. Así, a la vez que absorbía las ideas que circulaban a su alrededor, y que conformaban el acervo cultural de su época, fue capaz de dar pasos de enorme trascendencia en el modo de concebir el arte y de expresar sus propios planteamientos en los más variados ámbitos artísticos: decoraciones palaciegas, cuadros de gabinete, retratos individuales o de grupo, escenas de género, pinturas de historia, estampas destinadas a difundir su visión del mundo o en dibujos hechos para sí mismo. Goya fue dejando en todas sus obras el rastro de su modo de pensar y una visión del mundo que, lejos de anclarse, continuó avanzando en el transcurso de los años, de modo que, pese a la existencia de unos elementos constantes en su producción, es posible advertir una evolución que abría nuevas vías de expresión, incluso en los momentos finales de su vida, pese a la vejez y la enfermedad, circunstancias que en la mayoría de las personas, como fue por ejemplo el caso de su amigo Moratín (fig. 3), habrían conllevado el abatimiento y el fin de la actividad creativa.

Y quizá sea este dibujo del Álbum de Burdeos titulado Aun aprendo, el que mejor sintetiza este espíritu del autor en esos postreros años de su vida, en perfecta consonancia con lo expresado en la carta a Ferrer de 1825 (cat. n.º 96). De hecho, este dibujo se ha convertido en una referencia recurrente en la historiografía de Goya, que ha querido ver en él un autorretrato simbólico en el que se expresa la voluntad inquebrantable de desarrollo personal que le llevó a continuar materializando sus nuevas ocurrencias en variados soportes.

Si en ocasiones anteriores los viejos que aparecían en sus obras mostraban una visión negativa del paso del tiempo, en este dibujo se puede apreciar un significativo cambio de perspectiva, subrayado por el elocuente título de raíz clásica, acorde con el optimismo recobrado en Burdeos por Goya. Sin embargo, Laurent Matheron, en su romántica biografía del pintor publicada en 1858, recoge una anécdota que induce a considerar este dibujo, como ocurre con el resto de su producción, desde una óptica más melancólica. Narraba Matheron que, a poco de llegar el pintor a Burdeos, «le fue ya imposible salir sin la ayuda de su joven compatriota Brugada. Apoyándose en su brazo y por los sitios menos frecuentados probaba a marchar solo, pero eran inútiles sus esfuerzos; las piernas no le sostenían. Entonces exclamaba montando en cólera: –¡Qué humillación! ¡A los ochenta años me pasean como a un niño; es necesario que aprenda a andar!».

En este dibujo Goya recurre a elementos presentes en la tradición iconográfica desde la Edad Media. En las escalas de la vida del hombre, era habitual mostrar a los viejos encorvados, apoyados en bastones, con la cabeza agachada, de forma similar a como Goya pintó en 1792 al viejo del cartón de La boda (Museo del Prado, P-799). Frente a este tipo desvalido, también se sirvió del arquetipo contrario, aquel en el que la vejez que devora toda idea de progreso se sintetiza en Saturno, representado como un furioso viejo de largos y encrespados cabellos blancos y cruel mirada, que devora los jóvenes cuerpos de sus hijos (Museo el Prado, D-3941).

Buena parte de las interpretaciones del dibujo que aquí comentamos vienen condicionadas por los referentes visuales que Goya pudo haber utilizado. Según estos planteamientos, Goya habría sido un artista de extraordinaria cultura visual y literaria, conocedor de los clásicos latinos a través de las traducciones y de las fuentes emblemáticas del Renacimiento presentes en numerosos libros y estampas, que le habrían servido de punto de partida para elaborar este dibujo. El título «todavía aprendo» tiene su origen en la sentencia utilizada por Platón y Plutarco: anchora imparo; mientras que la imagen de un viejo apoyado en dos bastones se ha relacionado con la estampa también llamada Anchora imparo grabada en 1536 por Girolamo Fagiuoli, en la que se representa a un anciano en el andador de un niño (fig. 84). En la primera mitad del siglo xvi era un lugar común representar a Cronos como a un anciano barbado, provisto de una túnica y apoyado en dos bastones con los que camina trabajosamente, tal y como aparece en una estampa (Londres, British Museum, 1875,0711.26) de Marcantonio Raimondi (h. 1470/82-1527/34). Más cercana en el tiempo está la estampa de William Blake (1757-1827) que ilustraba el libro de Henry Fuseli Lectures on Painting (fig. 85), que Goya pudo conocer, y con la que Aun aprendo presenta ciertas similitudes formales. En ella se muestra a «M. Angelo Bonarotti» apoyado en un bastón, mirando penetrantemente al espectador, ante un fondo oscuro en el que se vislumbra el Coliseo de Roma. El lema de esta estampa es asimismo «Ancora imparo», también aplicado al polifacético artista del Renacimiento en su biografía. Es evidente que ninguno de los modelos propuestos coincide exactamente con el dibujo de Goya, y sin embargo en todos ellos es posible advertir elementos presentes en este. Estas relaciones en cualquier caso permiten comprender la complejidad del proceso de elaboración de la obra de Goya y su capacidad de transformar y hacer suyos los modelos precedentes mediante una profunda reelaboración personal.

En el dibujo Goya nos expresa en primer lugar la soledad del hombre en el tránsito de la vida, pero también el camino de la oscuridad hacia la luz, soberbiamente representada la primera con intensos trazos de lápiz litográfico sutilmente matizados con unas leves líneas oblicuas del rascador, apenas perceptibles, mientras que la luz se muestra con la propia blancura del papel. El inestable paso adelante, solo posibilitado por el sustento que le aportan los dos bastones que sujeta con unas manos cuya cuidadosa representación permite apreciar la inflamación de las articulaciones producida por la artrosis, ayuda a expresar la fragilidad del anciano que necesita, como la estampa de Fagiuoli había mostrado, aprender de nuevo a caminar pese a la edad, del mismo modo que el niño ha de hacerlo en su infancia. El venerable rostro, circunscrito en una cabellera y una barba encrespadas y abundantes, muestra una mirada que, como en tantas obras de Goya, alberga el sentido final del dibujo. Los ojos cansados dejan entrever unas pupilas que, lejos de mirar al frente, lo hacen hacia un lado de modo melancólico. Se produce así una tensión entre el rumbo de sus pasos y su mirada lateral que, si queremos comprender el dibujo en clave de autorrepresentación, expresaría esa misma tensión descrita por Goya en la carta a Ferrer entre las carencias de la vejez y la voluntad de continuar avanzando.”

J.M. Matilla, “Aun aprendo”, en J. M. Matilla, M. B. Mena Marqués (dir.), Goya: Luces y Sombras, Barcelona: Fundación “la Caixa”, Barcelona: Obra Social “la Caixa”-Madrid: Museo Nacional del Prado, 2012, p. 314-317, n. 95

Texto extraído del Museo del Prado.