Al igual que sucede con el tomate frito, la cuajada o mamia es una cosa tan del norte de España como la trikitixa o el cachopo. Y es algo que también descubrí después de buscar, sin suerte, este postre que nos vuelve locos especialmente en el País Vasco.

 

Los australianos no tienen ni idea de lo que se pierden…

 

Eroski, Danone, Santi, Ultzama, Goshua… Por desgracia, nada de eso existe en Australia y ninguna de esas marcas nos va a traer nuestra querida cuajada o mamia. Deja de llorar y acéptalo.

A diferencia del tomate frito (que se puede comprar en tiendas especializadas que venden productos españoles), la cuajada ni siquiera se vende en tiendas especializadas, así que no me ha quedado otro remedio que aprender a hacerla en casa. Cuando le pillas el truco y sabes qué productos comprar en Australia para hacerla hasta la prefieres.

Normalmente cuando preparo cuajada la hago para consumir en 2 ó 3 días y para mí solamente. Obviamente, si quieres preparar más, simplemente dobla la cantidad de los ingredientes y listo.

 

Ingredientes

  • 25 gotas de cuajo (Liquid rennet le llaman aquí)
  • 1 litro de leche fresca de vaca (la que está en refrigerados)
  • 50 gramos de leche en polvo
  • Una pizca de sal

 

Receta

Mezcla la leche con la leche en polvo y deja todo a fuego lento. Sigue las fotografías para verlo todo:

Leche fresca de Coles o Woolworths con leche en polvo.

 

Cuando la mezcla llegue a unos 40 grados centígrados, para el fuego, añádele la sal y remueve. Esto es debido a que la temperatura de leche tiene que estar cerca de la temperatura que en un estado natural cuando sale de la vaca cuando toque el cuajo (unos 38C).

 

Deposita 5 gotas de cuajo en cada recipiente y vierte la leche encima lentamente. No remuevas.

 

Después de esperar una hora a que la leche cuaje, lo puedes dejar todo en el frogorífico durante unos días.

 

Cuajada lista para comer!

 

Ya está! Queda todo listo para comerla tal cual, con azúcar o con miel. Que aproveche.