La foto nocturna, ¡qué difícil en general!

No tenía pensado hacer muchas fotos ese día, no llevé ni el trípode. Pero al ver esta escena… lo intenté. Hacía viento, mucho frío y no se veía casi nada, así que tuve que hacerla a pulso. He de decir que no se veía nada, tan solo un poco de luz en la parte anaranjada. Usé una velocidad de obturación lo suficientemente rápida para que no saliese movida.

La tiré a ISO100 y, obviamente, salió negra. Pero me fié, que para eso está el RAW. Procesé la foto en casa con paciencia y salió todo a relucir, incluso una casa que no veía ni con mis ojos. Creo que salió una gran foto a pesar de las adversidades.