Los trabajos llevados a cabo en el último año para elaborar la topografía tridimensional de la cueva de El Soplao han dado como resultado el descubrimiento de 1.500 metros de cavidad virgen en los que hasta ahora no había puesto el pie ningún ser humano.

Dentro de estos trabajos se han topografiado 7.500 metros nuevos de cueva, en los que se incluye el kilómetro y medio virgen, y que se unen a los algo más de 12 kilómetros que ya estaban topografiados.

Así, tras los trabajos de medición y representación gráfica de la cavidad, El Soplao pasa de contar con 12,5 kilómetros topografiados a casi 20 kilómetros (7,5 kilómetros nuevos).

La nueva topografía tridimensional de la cueva de El Soplao y el complejo de minas de La Florida fue encargada por la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte mediante concurso público a la empresa Zalama Multiservicios, radicada en Ramales de la Victoria.

El consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Javier López Marcano; el investigador del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) Juan José Durán Valsero, y el responsable de Zalama, Martín González, han presentado hoy la nueva topografía que es el fruto de un trabajo iniciado en julio de 2008 y finalizado en agosto de 2009.

En rueda de prensa, han explicado que para realizar la medición y representación gráfica de la cavidad se han llevado a cabo 150 entradas por diferentes bocas naturales y del entramado de minas, algunas de ellas descubiertas durante la investigación.

Además, se han ubicado 3.900 puntos topográficos de referencia en el interior de la cueva y 3.500 en las galerías mineras y se han instalado más de 200 anclajes para asegurar la accesibilidad al sistema, tanto para futuras investigaciones, como para labores de mantenimiento y seguridad.

Según ha señalado Durán Valsero, la representación tridimensional de la cueva-mina permite obtener una visión casi real de la arquitectura del sistema endokárstico y su relación con la superficie topográfica exterior.

El experto ha destacado que se trata de una herramienta de trabajo para avanzar en las investigaciones que se vienen realizando en El Soplao y que “permite augurar nuevas sorpresas en el futuro”.

Además, ha resaltado el descubrimiento de nuevas especies, entre ellas una de “troglobia” (organismo adaptado a la vida en las condiciones extremas del interior de las cuevas), que se encuentra actualmente bajo estudio, y que, según ha apuntado González, podría ser endémica de la cueva.

Durán Valsero ha señalado también el “impulso enorme” que estos nuevos descubrimientos supondrán para Cantabria en la vertiente patrimonial, ya que entre las nuevas galerías localizadas, algunas de ellas cuentan con concentraciones kársticas similares a las que ya se conocían en El Soplao.

En el transcurso de los trabajos se han topografiado además 12 kilómetros de galerías mineras, de los que no se tenían datos ni planos y en los que se han descubierto importantes restos que, según este investigador, podrían pasar a formar parte de un futuro museo sobre esta actividad.

Con estos 12 kilómetros y a falta de topografiar los niveles seis y siete del complejo minero, la longitud de las galerías de la mina se acerca a los 30 kilómetros.

El responsable de Zalema ha destacado por último que el levantamiento topográfico realizado en El Soplao ha servido para ofrecer una mayor precisión y corregir errores previos, como la diferencia de cota del sistema natural que alcanza los 220, con su punto más bajo en la Galería Húmeda.

Por su parte, López Marcano ha afirmado que estos trabajos demuestran que los objetivos de su departamento con respecto a esta cueva “no son sólo de explotación turística, sino de convertirla en un centro de estudios”.

Y ha avanzado que una de las galerías descubiertas llevará el nombre de Cristina Zorrilla, una de las espeleólogas que ha participado en las labores topográficas y que falleció durante la realización de los trabajos.

Fuente: http://www.soitu.es/soitu/2009/10/01/info/1254401765_908383.html