Y con ello, ¡¡las noches sin dormir y el aporreamiento de teclados!!