Tal y como estoy aprendiendo en mis estudios, me he animado por mi cuenta a componer una estereoscopia. Lo que hay que hacer es sacar 2 fotos, centradas en el mismo objetivo, pero separadas entre sí unos 6 centímetros, para así conseguir el efecto 3D que nos da la binocularidad de los ojos.