Me pedí primer, en lo posible, para comprar dos entradas de un concierto tan esperado, una para mi y otra para mi amigo, que tras una nube negra, el flaco de Úbeda ha podido ofrecernos en Donostia-San Sebastián. Como un SOS bien atendido, nuestro degenerado y mujeriego amigo olvidó y a la vez improvisó un […]