Gran Vía 48 (Antiguo edificio del Banco Atlántico)

Muchas cosas están cambiando en Madrid. Entre ellas, como es de costumbre, está el tema arquitectónico, activo desde siempre y sorprendiéndonos cada vez más.

Nuevo edificio en Gran Vía 48

Nuevo edificio en Gran Vía 48

Hoy hablaremos de la finalización de las obras en el lugar donde antiguamente se encontraba el edificio del Banco Atlántico.

http://sotosalbosvive.wordpress.com/2010/06/19/la-gran-via-5/

Antiguo edificio del Banco Atlántico

Tras la adquisición del edificio por la catalana Renta Corporación en 2006, fue derribado a finales de 2007, impresionando a los transeúntes que se encontraban, de repente, con un enorme agujero en plena Gran Vía.

http://www.eleconomistaamerica.co/generales/noticias/327614/12/07/Un-agujero-en-la-Gran-Via-Renta-Corporacion-derriba-la-sede-del-Banco-Atlantico.html#.Kku84Q0jDmcsG0g

El antiguo edificio, a punto de ser demolido.

Renta Corporación quiere “restaurar la homogeneidad formal y estilística” que cree perdida en la zona. Según ellos, Banco Atlántico era un “accidente” que cortaba la continuidad en el estilo y la unidad estética con las fachadas de la calle.

Hablamos que el edificio del Banco nunca había sido aceptado, ya que desde su proyecto original rompió con la estética de la zona en todos los aspectos. Para construirlo, se demolió parte del anterior, el Hotel Nueva York, siendo en realidad una rehabilitación pomposa.

http://sotosalbosvive.wordpress.com/2010/06/19/la-gran-via-5/

Antiguo Hotel Nueva York

Básicamente, lo que se hizo fue adelantar la fachada por delante de todas las demás y conservar la estructura principal. Con el Nuevo edificio de viviendas se ha recuperado la línea que Gran Vía necesitaba, y que durante 30 años se echaba de menos en la afamada calle.


Toshiba FlashAir (Tarjeta SD con WiFi)

Al fin, y después de casi 2 años esperando a que bajase de precio, tengo en mis manos una FlashAir por unos “escasos” 20€.

Vista delantera y trasera de la tarjeta de memoria FlashAir

Vista delantera y trasera de la tarjeta de memoria FlashAir

 

Como alguno de vosotros sabréis, este tipo de tarjetas de memoria permiten conectar la cámara de fotos a un smartphone sin necesidad de cables, tan sólo mediante WiFi. Esto permite, por ejemplo, subir fotos a las redes sociales desde la propia memoria de la cámara usando el 3G de nuestro smartphone.

Primero debí ajustar el tiempo de autoapagado de mi cámara, para que no dejase de alimentar la tarjeta, perdiendo así la conexión.

Primero debí ajustar el tiempo de autoapagado de mi cámara, para que no dejase de alimentar la tarjeta, perdiendo así la conexión.

 

Tan sólo debemos conectar el teléfono a la memoria

Tan sólo debemos conectar el teléfono a la memoria

 

En mi caso, aunque dispongo de un iPhone 5, teniendo así una relativa buena calidad de imagen, siempre que estoy de “excursión” por ahí puedo subir a Facebook, Twitter, Flickr o Instagram fotos directamente de mi Nikon D5000, la que acompaño normalmente con un 35mm f1.8.

De izquierda a derecha, navegando en la memoria con el navegador Chrome o con la App

De izquierda a derecha, navegando en la memoria con el navegador Chrome o con la App

Aplicación para MacOS X, bastante completa y fácil de usar.

Aplicación para MacOS X, bastante completa y fácil de usar.

 

A partir de ahora… dudo que vuelva a usar mi vieja SanDisk Ultra de 16Gb…



Some rules kids won’t learn in school

Text By Charles J. Sykes – September 19, 1996

Unfortunately, there are some things that children should be learning in
school, but don’t. Not all of them have to do with academics. As a modest
back-to-school offering, here are some basic rules that may not have found
their way into the standard curriculum.

 

Rule No. 1

Life is not fair. Get used to it. The average teen-ager uses the
phrase, “It’s not fair” 8.6 times a day. You got it from your parents, who
said it so often you decided they must be the most idealistic generation
ever. When they started hearing it from their own kids, they realized Rule
No. 1.

 

Rule No. 2

The real world won’t care as much about your self-esteem as much
as your school does. It’ll expect you to accomplish something before you
feel good about yourself. This may come as a shock. Usually, when inflated
self-esteem meets reality, kids complain it’s not fair. (See Rule No. 1)

 

Rule No. 3

Sorry, you won’t make $40,000 a year right out of high school. And you won’t be a vice president or have a car phone either. You may even

have to wear a uniform that doesn’t have a Gap label.

 

Rule No. 4

If you think your teacher is tough, wait ’til you get a boss. He
doesn’t have tenure, so he tends to be a bit edgier. When you screw up, he’s
not going to ask you how you feel about it.

 

Rule No. 5

Flipping burgers is not beneath your dignity. Your grand-parents
had a different word of burger flipping. They called it opportunity. They
weren’t embarrassed making minimum wage either. They would have been
embarrassed to sit around talking about Kurt Cobain all weekend.

 

Rule No. 6

It’s not your parents’ fault. If you screw up, you are
responsible. This is the flip side of “It’s my life,” and “You’re not the
boss of me,” and other eloquent proclamations of your generation. When you
turn 18, it’s on your dime. Don’t whine about it, or you’ll sound like a
baby boomer.

 

Rule No. 7

Before you were born your parents weren’t as boring as they are
now. They got that way paying your bills, cleaning up your room and
listening to you tell them how idealistic you are. And by the way, before
you save the rain forest from the blood-sucking parasites of your parents’
generation, try delousing the closet in your bedroom.

 

Rule No. 8

Your school may have done away with winners and losers. Life
hasn’t. In some schools, they’ll give you as many times as you want to get
the right answer. Failing grades have been abolished and class
valedictorians scrapped, lest anyone’s feelings be hurt. Effort is as
important as results. This, of course, bears not the slightest resemblance
to anything in real life. (See Rule No. 1, Rule No. 2 and Rule No. 4)

 

Rule No. 9

Life is not divided into semesters, and you don’t get summers
off. Not even Easter break. They expect you to show up every day. For eight
hours. And you don’t get a new life every 10 weeks. It just goes on and on.
While we’re at it, very few jobs are interesting in fostering your
self-expression or helping you find yourself. Fewer still lead to
self-realization. (See Rule No. 1 and Rule No. 2.)

 

Rule No. 10

Television is not real life. Your life is not a sitcom. Your
problems will not all be solved in 30 minutes, minus time for commercials.
In real life, people actually have to leave the coffee shop to go to jobs.
Your friends will not be as perky or pliable as Jennifer Aniston.

 

Rule No. 11

Be nice to nerds. You may end up working for them. We all
could.

 

Rule No. 12

Smoking does not make you look cool. It makes you look moronic.
Next time you’re out cruising, watch an 11-year-old with a butt in his
mouth. That’s what you look like to anyone over 20. Ditto for “expressing
yourself” with purple hair and/or pierced body parts.

 

Rule No. 13

You are not immortal. (See Rule No. 12.) If you are under the
impression that living fast, dying young and leaving a beautiful corpse is
romantic, you obviously haven’t seen one of your peers at room temperature
lately.

 

Rule No. 14

Enjoy this while you can. Sure parents are a pain, school’s a
bother, and life is depressing. But someday you’ll realize how wonderful it
was to be a kid. Maybe you should start now.

You’re welcome.


Castellana 200 (Antiguo Edificio Corea)

El lugar donde anteriormente estaba ubicado el emblemático “Edificio Corea“, construido entre 1951 y 1954, y uno de los primeros en poblar el Paseo de la Castellana, es ahora un imponente conglomerado de oficinas, viviendas, centro comercial y parking a punto de abrir. El edificio se derribó debido a la aluminosis, una enfermedad propia del hormigón de baja calidad que se usaba por aquella época.

castellana_200_corea

Arriba a la derecha, coloreado, el Edificio Corea, al lado del depósito del canal de Isabel II.
Abajo, el estadio de fútbol.

Gracias a la financiación del Grupo Reyal Urbis (unos 350M€), este proyecto está viendo sus últimos pasos para abrirse paso en la capital de la mano de los arqutectos Emilio Dahl y Fernando Antolín. Según los arquitectos, Castellana 200 va a combinar la piedra de las viviendas con el titanio y el cristal, algo propio de un proyecto de estas características, donde las viviendas van a ser de lujo y se planean ubicar las empresas más influyentes del panorama actual.

castellana_200_info

Distribución de Castellana 200

En principio estaba proyectado para ser inaugurado a finales de 2009 o principios de 2010, pero dada la situación actual era fácil adivinar que se retrasaría mucho más, y es exactamente lo que ha pasado. En principio, si todo va como debería, está pensado inaugurarlo el mes que viene, esto es, en Abril de 2013. Entre las empresas que están en la lista del centro comercial están H&M, MediaMarkt, Bimba&Lola, Superdry Store, Trucco, Aïta, United Colors of Benetton, Calzedonia y Juguettos. Nótese la cantidad de marcas exclusivas, y es debido a que está posicionado en una de las zonas con más renta per capita de España.

DATOS TÉCNICOS Y LOCALIZACIÓN

Localización: Paseo de la Castellana, números 198 al 208 – Madrid
Construcción: Septiembre’08 – Abril’13
Promotora: Grupo Reyal Urbis
Superficie: 7000 m2
Presupuesto: 350.000.000 €
Arquitectos: Emilio Dahl y Fernando Antolín


Los ecoductos (puentes verdes)

Los ecoductos o puentes verdes son una clase de pasos para la fauna sobre grandes infraestructuras como autopistas o líneas de tren. Están acondicionados con vegetación para permitir conectar hábitats que, de otra forma, quedarían separados por estas obras.

Ecoducto en Polonia

Ecoducto en Polonia

Ecoducto en Argentina

Ecoducto en Argentina

Son construidos como falsos túneles de unos 30 metros de longitud como mínimo. Para evitar el impacto visual de la carretera se suelen perimetrar con flora abundante, ayudando así a guiar a los animales de un lado a otro.